Cordopedia

julio 1, 2008

Knocking on heaven’s door

Filed under: Música — cordo @ 5:39 pm

No tocó de espaldas, pero sí de lado. El genio de Minessota tampoco hizo grandes gestos al público, apenas se dirigió a sus fieles con un leve movimiento de cabeza nada más subir al escenario. Y eso fue todo hasta prácticamente el final del concierto, dónde con unas concisas palabras presentó a su banda y se marcharon. ¿Todo? Quizás para cierta gente, el concierto se puede resumir en esos términos: un tipo soso, hosco y  con pocas ganas de hacer que el público le alabe.  Sin embargo, a mí que estuve allí, eso no me pareció así.

Bob Dylan

Ni a mi, ni al resto de casi 8000 personas que allí estábamos reunidos, personas de todos los rangos de edad y estilo. A mi izquierda tenía a una chica de pelo rapado por un lado de la cabeza y largo por el otro, con su cara llena de piercings y algún que otro tatuaje, con sus amigas. A mi derecha, un señor de unos 50 años con una camiseta de Bob Dylan que acababa de comprar a la entrada del recinto. Detrás de mi pude ver a dos mujeres, probablemente madre e hija, de aspecto bastante pijo. Y delante mia otros tres señores, uno de ellos con muletas y que posiblemente superara los 60 años de edad. Un espectro bastante amplio la verdad de gente, y bastante curioso.

Sin embargo, cuando comenzó a sonar “Beyond the horizon”, todos botaban y cantaban por igual. Al igual que “Times have changed“, “Lay lady lay“, “Highway 61“…y así un sinfín de temas. ¿Realmente habrá muchos músicos en este planeta capaces de congregar tal mezcolanza de gentes? ¿Y que todos boten por igual y disfruten con la misma música? A toda esta gente, no nos importaba que el músico se pusiera a bailar cual Bisbal o nos recordase lo buen público que somos y lo importantes que somos. Él estaba a lo suyo, a hacer buena música, una música que transpasa corazones y fronteras humanas. Que vale para todos. Porque la tarea de un músico es hacer música, hacer canciones. Y que en el momento de interpretarla, esa canción deje de pertenecerle a él y te pertenezca a ti. Y no necesita recordártelo nadie. Ni siquiera el propio Bob Dylan.

Porque él sabe que la mejor manera de hablar con su público no es por medio de sermones baratos ni palabras acarameladas, sino con las letras de sus canciones. Letras algunas crudas, otras dulces, otras de esperanza, otras de desolación…como nuestra propia vida. Seguramente exista una canción de Bob Dylan para cada estado del alma, el cuerpo y el corazón.

Casi 50 años siendo un referente musical para otros grandes músicos de la historia (Lennon, Bono, Jagger, Waters, Page…entre otros), son suficiente tarjeta de presentación para saber que si alguien tiene razón a la hora de cómo se debe hacer un concierto, va a ser él. Y no un concejal de la Coruña…

Un concierto con mucho mucho rock, quizás no tantos temas “míticos” como nos hubiera gustado, pero sólo por poder disfrutar de un “Like a rolling stone” (¿la mejor canción de la historia del rock?) como colofón final ya hizo que muchas de sus otras canciones quedasen reservadas para la siguiente ocasión que tengamos para verle. Espero que ese momento llegue algún día,  que siga tocando por muchos años más y haciendo música como solo él sabe.

Larga vida a Bob

Dylan

1 comentario »

  1. Larga!!

    Comentario por elcontrabandista — julio 1, 2008 @ 9:55 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: